El colegial | RIO DARRO Y VALLE DEL ORO
16972
post-template-default,single,single-post,postid-16972,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

RIO DARRO Y VALLE DEL ORO

RSS
EMAIL
Facebook
Facebook
Google+
http://elcolegial.es/5o-visita-el-nacimiento-del-rio-darro-y-el-valle-del-oro/

 VISITAMOS EL NACIMIENTO DEL RIO DARRO Y EL VALLE DEL ORO. 5º ®


El lunes 8 de mayo los alumnos/as de quinto curso realizamos una bonita excursión al nacimiento del río Darro. La excursión contó con la colaboración de la empresa Ciempiés. Antes de realizarse, el viernes día 5 de Mayo tuvimos en las aulas una actividad previa, en la que se intentaba concienciar al alumnado de lo que se pretendía con esta salida. La actividad tenía unos objetivos claros y definidos:

Disfrutar de un paseo lleno de encantos.

-Promover una educación integral a partir del conocimiento y la identificación con nuestro entorno natural inmediato, con el lugar donde vivimos. 

-Usar el río Darro como un libro abierto que nos permita entender la esencia desde los ecosistemas, los múltiples elementos interrelacionados y en equilibrio.

– Sensibilizar al alumnado en el cuidado de nuestro entorno.

El itinerario ha estado dotado de diversas actividades guiadas a través de un cuadernillo que tenía cada alumno/a. A lo largo del paseo hemos realizado las siguientes actividades:

1ª- Hemos hablado de los sonidos del parque haciendo una parada bajo la autovía A – 92.

2ª- Los elementos del ecosistema fluvial y sus relaciones.

3ª – El entorno del Darro.

La actividad ha resultado muy positiva. El alumnado ha disfrutado de un gran día en la naturaleza conviviendo los tres grupos de quinto de primaria junto con sus profesores/as y monitores/as. Empezamos la actividad nada más bajar del autobús. Allí nos esperaban los monitores que nos acompañaron en todo momento y nos fueron enseñando y aclarando todo tipo de dudas.

 

 

 

 

 

Empezamos la actividad nada más bajar del autobús. Allí nos esperaban los monitores que nos acompañaron en todo momento y nos fueron enseñando y aclarando todo tipo de dudas. Nos repartieron un cuadernillo que ademas de información y mapas del lugar iríamos rellenando por toda la ruta recogiendo toda la información posible sobre los que íbamos viendo y aprendiendo. Obedientes, nosotros, empezamos a ello con alegría. No sin alguna duda. !Alguno echaba de menos la mesa de clase!

 

 

 

 

 

Cuando ya por fin quedó claro en qué consistiría la actividad y hacia dónde dirigiríamos nuestros pasos, comenzamos el camino con decisión e ilusión en lo que nos deparaba la ruta.  A algunos las cuestas se les atragantaban. Las vistas a nuestra Sierra Nevada eran   impresionantes.

 

 

 

 

 

En esta parada nos enseñaron los sonidos que habían bajo el puente de la autovía A-92 y la influencia sobre el ecosistema que estábamos visitando. Aprovechamos para preguntar todo tipo de dudas que nos iban surgiendo en todo momento.

 

 

 

 

 

Por fin empezamos el sendero que nos llevaría hasta el nacimiento de Río Darro. Justo al principio hicimos otra parada para ver la “Cueva del Señor” donde nos explicaron alguna que otra historia y descubrimos ciertos olores que podía provenir de ciertas rocas que desconocíamos. ¡No era precisamente perfume!

 

 

 

 

 

 

Una vez bien adentrados en la Sierra de Huétor no podíamos evitar seguir contemplando la maravilla de emplazamiento en el que estábamos. Descubrimos la Cruz de Víznar, así como el observatorio desde donde vigilan en caso de incendio.

 

 

 

 

 

Continuamos el camino, no sin antes volver a detenernos para observar qué plantas son las que nos rodeaban, apreciar sus olores, cómo viven, cómo se protegen del calor…etc. Este río poco marinero, hace en el corazón del P.N. de la Sierra de Huétor, que alberga zonas de bosque mediterráneo de encinas y quejigos de gran interés y es, sin duda, la mejor escuela de la naturaleza.

 

 

 

 

 

En esta última parada antes de adentrarnos en el sendero, paramos a recoger diferentes hojas de plantas que teníamos que haber aprendido antes para poder colocar en nuestro cuadernillo. ¿Sabéis la que está cogiendo Esther?

 

 

 

 

Todos nos afanábamos en averiguar qué plantas estábamos recogiendo. Era muy importante fijarse en el tipo de hoja, color, tacto y como no, el olor… Entre la amplia diversidad de arbustos y matorrales propios de la Sierra de Huétor, encontramos una serie de plantas aromáticas  que han sido utilizadas por el hombre desde la antigüedad. Hasta hace poco tiempo se recolectaban y se destilaban sus aceites esenciales en grandes alambiques situados en las sierras. Lavanda, romero, salvia, mejorana o tomillo son  sólo algunas de las plantas aromáticas adaptadas al sol. ¿Sabes por qué? El aceite esencial es un protector solar.

 

 

 

 

 

Continuamos el sendero, ya cerca del nacimiento de Río. Los monitores nos llevaban por buen sitio… Aunque íbamos parando continuamente, algunos necesitaban de un banco para coger algunas fuerzas más para poder llegar al destino.

 

 

 

 

 

Cuando ya por fin llegamos al final de nuestro camino, contemplamos el nacimiento, repusimos fuerzas con todo tipo de alimentos y bebidas que nos habíamos traído en nuestras cargadas mochilas. Estuvimos jugando y compartiendo experiencias de la excursión.

 

 

 

 

 

Aquí podemos ver algunos de los divertidos momentos que pasamos todos juntos, alumnos/as y maestros/as. También la del camino de vuelta. Por cierto, volvimos por la Acequia del Darro.


 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, nos hicimos unas fotos de grupos por clases y una última todos los alumnos y maestros de 5º.

 

 

 

 

 

¡Hay que repetirlo!
El Darro…

No hay curso de agua más pequeño en el mundo entero, tan poco merecedor de llamarse río, que sea tan famoso. Por bañar los pies de la colina de la Sabika, donde vive la Alhambra, es importante y único. Su escaso caudal arrastra una abalancha de historia e historias. Es el río de los gatos y el río del oro.

En la cuenca del Darro, desde la época hispano-romana y árabe, aconteció una particular búsqueda de “El dorado”. Se lavaban las arenas del río para extraer las pequeñas láminas de oro que arrastraban las aguas. Hace menos de cincuenta años, aún se podían ver hombres con los perniles remangados a las orillas del río cerniendo las arenas con sus artesas en busca de las codiciadas pepitas.