El colegial | VIAJE DE ESTUDIOS DE 6º
17638
post-template-default,single,single-post,postid-17638,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

VIAJE DE ESTUDIOS DE 6º

RSS
EMAIL
Facebook
Facebook
Google+
http://elcolegial.es/viaje-de-estudios-de-6o/

NUESTRO PRIMER VIAJE DE ESTUDIOS. 6º. ®


 

 

 

 

 

Los alumnos de 6º curso de Primaria del colegio Ramón y Cajal de Ogíjares realizamos un viaje fin de curso muy divertido y con muchas actividades. El viaje hacia Cádiz se emprendió a las 5:30 de la mañana el día 23 de mayo del 2017.    Durante el viaje hicimos dos paradas para desayunar y estirar las piernas.

 

 

 

 

 

Llegamos a Cádiz a las 10:30 de la mañana y nos dividimos en dos grupos para que los monitores fuesen más relajados. Un grupo se fue a la playa para bañarse, jugar al voleibol y dar una vuelta en bici. Allí, las playas son muy arenosas y espléndidas para pasear. También, tenían una particularidad, y es que, aunque te fueses a diez metros de la orilla, el agua te llegaba a la cintura. El otro grupo, vimos el casco antiguo de Cádiz, y aprendimos el nombre de una piedra que estaba hecha con materiales marinos, como ostras por lo que se llama piedra ostionera. Luego, nos reunimos donde nos dejó el autobús anteriormente, para partir desde allí hasta un restaurante de un bufete, donde comimos lo que quisimos. Luego, los dos grupos intercambiamos las actividades.

 

 

 

 

 

A las 19:30 horas llegamos al hotel para instalarnos, y nos dieron un margen de tiempo para arreglarnos y asearnos. A las 20. 55 nos reunimos junto al ascensor para dirigirnos al restaurante del hotel para cenar. Una vez terminada la cena, los monitores nos llevaron a un salón en el que hicimos una “Velada”. A las 23.00 nos fuimos a nuestras respectivas habitaciones para descansar y reponer fuerzas, porque en pocas horas, nos pondríamos en marcha.

 

 

 

 

 

Al día siguiente, desayunamos a las 7:15 horas. Al terminar de desayunar, cogimos las maletas junto a un picnic que nos repartieron los monitores y cogimos el autobús hacia Sanlúcar de Barrameda. Allí nos dividieron nuevamente en dos grupos. Un grupo fue a la antigua fábrica de hielo, que también era un museo, donde había un barco, el caparazón de una tortuga, maderas para palparlas, etc. Y el otro montamos en un barco que nos llevó  a la Playa virgen de Doñana en donde montamos en dos “todoterreno”. Desde aquella playa, se veían muchas cosas, como, por ejemplo, un gran faro, que era el más alto de Andalucía, o un barco que naufragó, etc. Recorrimos por lo menos dos kilómetros de playa en aquellos “todos terrenos”. Cuando nos adentramos un poco en el parque natural, vimos muchos animales, aves, plantas … ¡Incluso cangrejos!


Al finalizar de ver la fábrica y el parque de Doñana, fuimos a tomar el picnic en un parque, y luego a un recinto donde se preparaba el Rocío. Pasamos por un largo paseo rodeado por casetas en las que sonaban alegres sevillanas y cantes flamencos. Después nos concentramos en una placeta en la que realizamos algunas actividades acompañadas de canciones pegadizas y entretenidas. Luego procedimos a una entrega de diplomas realizada por los monitores, en los que se nos daban las gracias por aguantar tantas horas en el autobús, por no perdernos en ningún momento o por no dejar dormir a los monitores en toda la noche.

Para nosotros, este viaje ha sido muy divertido y especial. Nos hemos divertido mucho, hemos aprendido muchas cosas que nos hacen crecer como personas. Ahora tenemos más conocimientos culturales, conocemos un poco más de Cádiz, aprendimos muchas canciones, como la canción de “Curro”, o la canción del “Aguanamilú”. Y, lo mejor y más importante, hemos establecido estos dos días una bonita relación con los monitores que eran atentos, simpáticos y divertidos. Si fuese por nosotros, repetiríamos este viaje más de una vez.